Museo Provincial de Ciencias Naturales Florentino Ameghino

La biblioteca del Ameghino reinicia

En el marco de la renovación institucional, estamos trabajando para brindar un mejor servicio para nuestros públicos y para conservar nuestros fondos documentales
La biblioteca del Museo Ameghino fue inaugurada junto a la fundación del mismo, allá por 1914, cuando la institución se desempeñaba como Museo Escolar. En esa época mediante el trabajo de los primeros directores como Ariosto Licursi y Roberto Rovere, se fueron adquiriendo las primeras obras bibliográficas.

Con posterioridad, la dirección de Guillermo Martínez Achenbach incorporó el estilo científico al museo, y sus fondos bibliográficos fueron acrecentados con revistas científicas referidas a las ciencias naturales. Esto fue continuado por la activa colaboración de su sucesor, Carlos Virasoro, quien mediante un activo canje de publicaciones logró acrecentar el patrimonio bibliográfico notablemente.

Pese a su buen caudal de publicaciones, el diseño de los espacios para su conservación y consulta no permitieron un buen desarrollo del servicio bibliotecario, por ello a partir de la renovación institucional del Museo Ameghino, pusimos foco en esta problemática y desarrollamos un proyecto que está dando sus primeros frutos.

Consolidación de la composición de nuestra biblioteca y distribución de espacios

El primer paso que se dio este año fue la consolidación de las colecciones que componen la biblioteca. Así, los fondos documentales del Ameghino fueron divididos en los siguientes tipos de colecciones: 1) Biblioteca y Hemeroteca general, 2) Fondos Documentales, 3) Colección de libros de valor especial, 4) Colecciones varias (Mapoteca, Diapoteca, Filmoteca) y 5) Fondos Documentales en formato digital.

Cada colección tiene un espacio en particular y un uso y conservación diferenciado. Así por ejemplo los fondos documentales tienen un proceso de digitalización y luego de conservación preventiva para que sean poco manipulados.

El siguiente paso del proyecto fue distribuir los espacios para disponer de reservas de los fondos y el espacio de lectura de libros y revistas. Esto requirió un análisis en profundidad porque estuvo determinado por la estructura edilicia. Así se diseñó una reserva que permita el almacenamiento bibliográfico, considerando aspectos relativos a conservación preventiva del material, y a la circulación por sus pasillos.

Por otra parte se acondicionó un espacio que actúe como biblioteca accesible a nuestros públicos para que puedan acceder libremente al material y tener un espacio cómodo para la lectura. Este espacio como tal no existía en el museo y fue posible por la inversión en el montaje del espacio visitable que ha realizado el Ministerio de Innovación y Cultura del cual depende el museo.

Ahora estamos en la etapa final del montaje del espacio de acceso libre, por lo que estamos consultando potenciales usuarios para ajustar detalles y lograr que esta biblioteca brinde mejores servicios.

Pronto estará habilitada la biblioteca para que la visites!, Seguí las novedades de la biblioteca Joaquín Frengüelli en nuestro Facebook!