Museo Provincial de Ciencias Naturales Florentino Ameghino

URUTAÚ

Hace pocos días, avistadores de aves tomaron un registro fotográfico en la zona de San Gerónimo del Sauce. Te contamos más sobre este esquivo animal.
Su nombre científico es nictibio urutaú (nyctibius griseus) y también es conocida popularmente como el pájaro fantasma o simplemente urutaú. Se encuentra habitando en las sabanas y bosques abiertos de varios países latinoamericanos como Colombia, Argentina, Ecuador, México, Bolivia, Brasil y Paraguay.

Su longitud es de 40 a 50 cm y su peso oscila entre 210 y 251 gramos. Lo que más llama la atención del ave fantasma es su peculiar apariencia, enfatizando en sus ojos saltones y amarillos que en ocasiones suelen ser anaranjados, éstos resplandecen en la oscuridad como si se tratase de dos lámparas, su plumaje se encuentra en una gama de colores predominantes marrón y gris.

El ave fantasma posee unas pequeñas pintas negras, blancas y amarillas, el hecho de tener estas tonalidades facilita su camuflaje entre los troncos y ramas secas de los árboles mientras se encuentra en total reposo, sus alas y cola son largas, pero sus patas a comparación son cortas y enclenques. Las personas que han logrado capturar en imagen al pájaro fantasma son muy afortunadas.

El pájaro fantasma suele hacer de las suyas al caer la noche, por ello y su excelente capacidad de camuflaje es muy complejo localizarla cuando es de día. Se alimenta principalmente de todo tipo de insectos y en ocasiones devora otras aves pequeñas.

Otra de sus tantas singularidades es que solo pone un huevo y no se encarga de construir ningún tipo de nido para empollarlo, simplemente lo deja sobre la parte superior de una rama quebrada, el ave fantasma tiene la técnica y la precisión para que éste no pueda caerse de ella, este huevo es grande, blanco y posee ciertas manchas grises, marrones y purpuras. En el día es el macho quien se encarga de protegerlo y la hembra lo hace cuando llega la noche.

Cuando el polluelo nace, posee un plumaje blanco y sedoso, entre las dos aves (hembra y macho) se encargan de buscar y suministrar el alimento que el pequeño necesita. sin duda, hacen un excelente trabajo en equipo.

Generalmente esta ave es extremadamente silenciosa, pero cuando canta causa gran conmoción entre sus espectadores y esa es justamente la razón por la que se le denomina ave fantasma. Su canto es similar a los lamentos de una persona en penuria y por ello los grupos indígenas la han catalogado también como un pájaro de mal agüero. Seguramente si alguien la escucha durante la noche sin saber de dónde proviene aquel peculiar sonido podría llevarse un gran susto.

 

 

Canto del urutaú